Aceite de coco

Cocinar con aceite de coco, guía para principiantes

Si hay algo por lo que el aceite de coco destaca entre todos los productos es por haber conquistado el corazón de una comunidad ajena a la foodie. En ningún sitio se habla tanto de este ingrediente como en los concurridos foros de belleza y cuidado personal. Basta con escribir “aceite de coco” en Google y comprobar los resultados. Blogueras y vlogueras del mundo se han dedicado a hablar a su audiencia sobre las bondades estéticas que proporciona.

Por otro lado, abundan los adeptos al aceite de coco en las webs pseudocientíficas, que lo pintan como la panacea a todos los males del cuerpo. Si necesitas saber sobre los impactos del aceite de coco en la salud, un  resumen: no es ni tan malo como lo pintaban antaño, ni tan milagroso como se pinta ahora. Simplemente, ¡utilízalo (con moderación) si te gusta!

Dicho esto, sí, quienes centramos nuestro interés en cocinar con aceite de coco por su sabor y versatilidad somos bichos raros, especialmente si no pertenecemos a la comunidad vegana, donde es un aliado con poderes extraordinarios. ¿Quieres sumarte a nuestro club pero antes necesitas un poco de información? ¡A eso hemos venido!

Empecemos por lo básico

El aceite de coco es sólido por debajo de 24ºC. Cuando lo compres, es muy posible que te encuentres con un bloque blanco y duro. Por encima de 24ºC, empieza a fundirse, por lo que se vuelve líquido rápidamente.

aceite de coco en estado sólido

Tipos de aceites de coco y cómo elegir el adecuado

Aceite de coco refinado

La pulpa seca del coco (copra) es sometida a algún tipo de refinación. También conocido como RBD, es decir, “refinado, blanqueado y desodorizado”.

  • Insípido e inodoro.
  • Soporta temperaturas de cocción más altas antes de alcanzar el punto de humo, (sobrecalentamiento y descomposición del aceite/grasa, el punto en el que el empieza a humear y proporciona un sabor desagradable), situado en 232ºC.
  • Tu opción si prefieres evitar el sabor y aroma a coco. Se utiliza mucho para freír, saltear, para preparar quesos veganos y algunas recetas de repostería en las que necesitamos una grasa pura, insípida y maleable.
  • A evitar: Aquellos fabricantes que han utilizado químicos en el proceso de refinación y los aceites de coco hidrogenados o parcialmente hidrogenados (por ejemplo, para que el aceite se mantenga sólido a temperaturas más altas), puesto que contienen grasas trans sintéticas asociadas al aumento de colesterol y al riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Sin refinar, virgen y virgen extra

Básicamente, son lo mismo. El aceite de coco no refinado es el aceite de coco virgen. Y no he encontrado ninguna diferencia constatable entre el virgen y el virgen extra. ¿Marketing? Probablemente.

Este tipo de aceite de coco se extrae del prensado del coco fresco, sin la adición de ninguna sustancia química.

  • Sabor tropical, avainillado y a coco, generalmente suave, pero puede llegar a ser muy intenso. Es más ligero en textura y dulce que la mantequilla.
  • Muy aromático. La primera vez que abrí un tarro de aceite de coco aluciné con su olor al fruto fresco.
  • Es de mayor calidad que el refinado. Mantiene todos los nutrientes.
  • Es más caro.
  • El punto de humo es menor, 177ºC, pero sigue siendo adecuado para freír.
  • Aunque depende de la elaboración y de la intensidad del aceite de coco, en relación a otras grasas aporta a los alimentos ya cocinados una suavidad particular y un matiz dulce en sabor y aroma, con notas al coco fresco. Tu opción si quieres conseguir estos matices.

Las (muchas) posibilidades de cocinar con aceite de coco

  • Para saltear verduras y proteínas.
  • Para hacer sofritos.
  • Para frituras (aunque no te saldrá barato).

friendo pollo en aceite de coco

Friendo pollo en aceite de coco

  • Se solidifica rápidamente por debajo de los 24ºC, por lo que, de entrada, es difícil usarlo como aliño. Una opción sería mezclarlo bien con otros ingredientes (salsa de soja, miel, vinagre…) y emplearlo inmediatamente.
  • En horneados, el aceite de coco es el perfecto sustituto de la mantequilla. Su dulzura natural casa a las mil maravillas con pasteles, galletas y bizcochos. Puedes emplearlo siguiendo los pasos de la receta como si de mantequilla se tratase. Algunas fuentes recomiendan utilizar un 25% menos de aceite de coco que de la cantidad de mantequilla especificada, porque el aceite posee mayor cantidad de grasa. Para un resultado óptimo, sigue recetas que empleen específicamente aceite de coco.

galletas veganas con aceite de coco

Galletas veganas hechas con frutos secos, miel, dátiles y aceite de coco

  • Mezcla vegetales o proteínas con una cucharada de aceite de coco y después ásalas en la plancha.
  • Para preparar crepes, smoothies, batidos, helados… Prácticamente cualquier elaboración dulce tiene su versión con aceite de coco.
  • Hay quien añade una cucharadita la café o para darle cremosidad y sabor.
  • También puedes untarlo directamente en pan o tostadas.

pan con aceite de coco

Una tostada con aceite de coco

Algunos consejos

  • Por debajo de los 24ºC lo usaremos como la mantequilla, untándolo o derritiéndolo. Lo más sencillo es calentarlo al baño maría. Por encima de los 24º, utilízalo como cualquier otro aceite.
  • En plancha o sartén, añadir directamente sin derretir.
  • En horneados, recuerda que el aceite de coco se solidifica en contacto con los ingredientes fríos. A la hora de mezclarlo, ten presente  que todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.

¿Te animas a cocinar con aceite de coco? Sea tu primera vez o lo sepas ya todo sobre este ingrediente, nos encantaría que nos dejases un comentario con tu experiencia

One Thought to “Aceite de coco”

  1. Carlos

    me encanta esta información

Leave a Comment